La FIFA anunciaba hoy una sanción de 46.000 € al Rayo Vallecano por haber incumplido la normativa relativa al sistema de traspasos por participar en dos acuerdos que permitieron a terceros injerir en la independencia del club, por no registrar un contrato de propiedad de derechos por parte de terceros ya existente y por no introducir la información obligatoria y correcta en el Sistema de Correlación de Transferencias Internacionales (ITMS).

La escuadra madrileña ha reaccionado ahora mediante un comunicado, en el que afirma que recurrirán la decisión al creer que se trata de un error de interpretación por parte del máximo organismo del fútbol mundial.