Llegado en verano de 2017 a la Bundesliga para defender los colores del Leipzig, el extremo portugués de 23 años Bruma ha ido perdiendo importancia de forma paulatina en las filas del conjunto germano. Así, después de 28 partidos de Bundesliga (4 goles) el curso pasado, su aportación en el actual se limita a 59 minutos distribuidos en dos choques de la competición nacional.

Ante esta situación, y según destaca la información de A Bola, los planes del jugador pasan por el aprovechar el próximo mercado invernal para cambiar de aires si su situación no cambia en los próximos meses.