El presidente de la federación holandesa de fútbol, Michael Van Praag, ha acusado al Real Madrid de haber amenazado a la UEFA con la creación de una Superliga europea que viviese al margen del citado organismo. Aunque hasta ahora se tenía al Bayern Múnich como principal impulsor, parece ser que fue el combinado de Chamartín quien llevó la voz cantante.

«Fue una amenaza, pero no por parte del Bayern de Múnich, sino por el Real Madrid, y fue seria, utilizaron palabras que no quiero repetir. Rummenigge hizo todo lo posible para normalizar la situación y llevar a los clubes y a la UEFA a la mesa de negociación. Rummenigge no traicionó a nadie, sino que hizo todo lo posible por mantener unida a la familia del fútbol», aseveró durante una entrevista concedida a Kicker.