En el fútbol no solo importa cuánto cuesta un jugador, sino también cuánto cobra, cosa que ha quedado patente en la operación del FC Barcelona por Nelson Semedo. La primera opción, Héctor Bellerín, había sido tasado por su club en 50 M€ y cobraba 6 M€ al año, unas cifras que el conjunto culé no estaba dispuesto a asumir.

El exdelantero del Benfica ha costado al Barcelona 30 M€, pero hay que tener en cuenta que el salario del nuevo lateral culé es considerablemente más bajo que el de Bellerín. Según cuenta Mundo Deportivo, ése fue uno de los motivos principales para descartar al catalán y lanzarse al ataque por Nelson Semedo.