Si el centro del campo se ha convertido en un problema para el Sevilla, debido a la fuga de jugadores en esa demarcación, el overbooking que hay en la delantera va camino de suponer un incordio casi equiparable. Y es que son hasta seis los atacantes que el equipo sevillano tiene en plantilla. Esto hace que sean cuatro los futbolistas que tienen que salir del Sánchez Pizjuán.

Dentro de este abanico de goleadores están Bacca, Gameiro, Babá, Manu del Moral, Rabello y Rusescu. Los dos primeros son intocables, debido al gran rendimiento que han dado esta campaña, pero los restantes tienen colgado el cartel de transferibles. De hecho, más que un deseo, la salida de estos futbolistas es una necesidad absoluta.

Según cuenta ABC Sevilla, la entidad andaluza ya se ha puesto en marcha para colocar al excedente de delanteros. Manu del Moral, por ejemplo, parece estar muy cerca del Espanyol. Con Rabello tienen claro que lo mejor es otra cesión, y su destino idóneo parece ser de nuevo Deportivo de la Coruña. La buena temporada que ha realizado Rusescu en el Sporting de Braga ha despertado el interés de varios equipos, y Turquía o el propio equipo portugués son los principales candidatos para hacerse con sus servicios. La situación más complicada es sin duda la de Bába, quien ha decepcionado enormemente en su cesión en el Levante, y va a ser muy difícil de colocar.