Casi 2 años de estancia en el club es mucho tiempo para un futbolista que costó casi 10 M€ y cuya participación se limita a tan solo 27 encuentros. El paso de Ganso por el conjunto andaluz no puede presumir de haber sido un camino de rosas, y la última temporada se ha enseñado con más fuerza que nunca, habiéndole dejando con una escasa participación de 734’, logrados estos en su totalidad cuando Eduardo Berizzo era aún el encargado de la plantilla.

Sin embargo, las luces se apagaron para el brasileño que se vio relegado primero al banquillo y después al ostracismo más absoluto, de ahí que haya llegado el momento de realizar su marcha tras tantos y tantos rumores sobre una posible salida anterior que nunca se ha llegado a dar. Según diario AS, el Sevilla da absoluta prioridad a su marcha debido al alto salario que apercibe y su falta de encaje en el proyecto que ahora gobierna Pablo Machín.