Databa del año 2005, Pep Guardiola acababa de terminar su andadura en Al-Ahly, club qatarí, y aún quedaban varios meses hasta que se comprometiera con el Dorados de Sinaloa en la que fuera su última experiencia como jugador. Entre medias, el técnico de Sampedor recibió una oferta de la Premier League para regresar al máximo nivel, tal y como ha reconocido en la rueda de prensa previa al choque de FA Cup que precisamente le enfrenta con el conjunto que tentó su destino, el Wigan Athletic.

De la mano de Paul Jewell trató de darle una última cabalgada cuando aún no había colgado las botas. Guardiola, reconoció públicamente el interés y por qué rechazó la propuesta: «No era lo suficientemente bueno, esa es la verdad. Era muy mayor ya para venir a rendir aquí. Traté de venir a jugar aquí a Inglaterra, como profesional, pero no fui capaz. Lo mismo ocurrió cuando vine aquí a Manchester (el City también le quiso en 2005). ¡Fueron muy inteligentes! Fueron muy inteligentes porque yo no era lo suficientemente bueno».