El Southampton quiere evitar una fuga de talentos como la del año pasado, y ya trabaja en la renovación de tres de sus jugadores más importantes. Aunque es cierto que las ventas no han bajado el nivel del equipo, una desbandada general puede ser muy peligrosa.

Estas tres piezas son Jay Rodríguez (25), Morgan Schneiderlin (25) y Nathaniel Clyne (23). Los dos primeros son seguidos por varios clubes, sobre todo por el Tottenham, y aunque no es seguro que les puedan retener, los saints quieren sacar un buen beneficio con su traspaso.