La noche de ayer no resultó ser todo lo satisfactoria que se esperaba que fuera en un primer momento. Con Peter Lim en el palco de Mestalla, al Valencia se le intuía una ambición extra en el partido con el aire de demostrarle a su propietario la presuntuosidad de un equipo fuerte que se ha ganado su presencia en europea. Sin embargo, el guión no hiló en línea con lo pretendido. Marcelino dio entrada a numerosos cambios, más alla de la baja de Greoffrey Kondgobia, y a partir de ahí se nubló el encuentro.

El Getafe estableció su paso en el feudo valencianista durante más de una hora ante la atenta mirada de todas las partes importantes dentro del club, y no fue hasta que el técnico asturiano realizó los cambios, dando entrada a ’los buenos’, que el Valencia mostró una mejor imagen y transmitió el sentimiento de querer el partido. Demasiado tarde.

El encuentro frente a los azulones ha servido para tomar buena nota de qué jugadores tienen el nivel para el marco competitivo que se le abrirá al club la próxima temporada. Los principales señalados fueron Nemanja Maksimovic, Luciano Vietto y Andreas Pereira, de los cuales sólo debería seguir el serbio y únicamente emplazado a una cesión que le permita desarrollarse como futbolista, y no privado de minutos como actualmente está.

Mestalla emitió su veredicto

De hecho, y atendiendo a los nombres mencionados, el público que acudió a Mestalla mostró su descontento con el futbolista argentino y el belga. Lejos del nivel que se les presumía, su desacierto contínuo y reiterada provocación de pérdidas, crispó a la afición che, quien optó por pitar su actuación.

Pero en ellos no acaba la lista. El propio Marcelino reconoció en rueda de prensa que «si el reglamento me hubiera dejado hacer más cambios, habría hecho más», señalando así la cuestionable aportación de más de uno de sus discípulos que permanecieron sobre el verde. Un partido que afloró las carencias de una plantilla que necesitará fortalecerse durante el ajetreado verano que espera acontecer en las oficinas del Valencia.