Hace apenas unas horas trascendía la noticia en Inglaterra: El príncipe heredero de Arabia Saudí Mohammed bin Salman estaba dispuesto a pagar la friolera de 4.000 millones de libras esterlinas a fin de hacerse con la propiedad del Manchester United.

Pero no es así. Esto es precisamente lo que se ha encargado de apuntar el tabloide inglés The Sun, fuente según la cual los planes del Gobierno saudí pasan por convertirse en sponsor del cuadro de Old Trafford. Sin embargo, la idea no es la de hacerse con la propiedad del equipo.