La huella dejada por José Sepulcre continúa haciéndose notar en Elche. El entrenamiento de ayer, fijado para las 10 de la mañana, no comenzó hasta casi una hora y media después. ¿El motivo? El cuerpo técnico y la plantilla tuvo una tensa reunión. La tarde anterior, el director deportivo descubrió que los cinco jugadores más veteranos habían sido "premiados" por su anterior presidente con un aumento salarial de 100.000 € anuales, una cantidad muy a tener en cuenta por una entidad con semejantes problemas económicos.

Mientras que la plantilla al completo decidió aplazar el cobro del 12% de sus fichas para dentro de un año, Fran Escribá se mostró indignado al conocer que los cinco jugadores más veteranos en el equipo - Damián Suárez, Edu Albacar, Sergio Pelegrín, Manu Herrera y Ferrán Corominas- no habían renunciado a esa irregular subida salarial que hubiera ahorrado al club medio millón de euros. El diario As cuenta que el técnico tenía la intención de apartar del entrenamiento a estos cinco jugadores aunque finalmente el resto de compañeros decidieron que lo mejor era trabajar todos juntos.