Dos meses muy largos de competición le esperan a un Espanyol que debe definir su nuevo futuro. La primera decisión la va a marcar el banquillo, y así parece haberlo dejado caer Jordi Lardín, director deportivo del club perico quien, en la Cena Pirata de Esteban Granero, remarcó la situación en la que se encuentra el equipo respecto al técnico madrileño: «No nos ha pedido salir, tiene contrato un año más pero cuando los resultados no acompañan en fútbol, no se sabe».

La trayectoria del equipo de Barcelona no ha sido lo esperado durante la presente temporada. La irregularidad ha marcado la campaña de un equipo que no ha podido aspirar a más que a vagar por la zona media-baja de la tabla, a la misma distancia de la gloria europea que del fracaso absoluto del descenso, en una conducta insatisfactoria que se ha encargo de hacer notar la afición en Cornellá. Ante esto, el Espanyol querría dar un giro a la situación de cara a la 18/19, prescindir de Quique Sánchez Flores y apostar por un nuevo proyecto que dote de aire fresco a la plantilla.