Con 13 encuentros disputados esta temporada en el Espanyol, se ha asentado Diego López como uno de los pilares del cuadro blanquiazul. El portero de 35 años, cedido en el equipo de Quique Sánchez Flores, está brillando con sus actuaciones y no ha dudado en llamar a la puerta de Julen Lopetegui.

«Me gustaría ir a la selección, es difícil pero volver sería un gran aliciente y muy importante en mi carrera también», afirmó el arquero. Por otro lado, el guardameta ha reiterado su deseo de seguir en esta escuadra: «Voy a trabajar desde la humildad, como he hecho desde el principio. Ojalá pueda estar aquí muchos años y pueda alcanzar el punto de adoración al que ha llegado Kameni».