El actual segundo guardameta del Espanyol tiene ante sí un panorama incierto. El encuentro en Copa del Rey se presenta como una nueva oportunidad para reivindicarse en su lucha por el puesto, pero su situación no tiene pinta de mejorar, al menos hasta verano. Con el futuro de Pau López en el aire, pendiente de si renueva o no, Diego López sabe que sus opciones pueden pasar por su decisión.

Si el catalán decide abandonar el club perico, él podría quedarse como portero y volver a ocupar su puesto bajo palos, pero si decide renovar, el gallego será el que tenga que hacer las maletas y buscar una oportunidad en otro lugar, sobre todo teniendo en cuenta su alto salario. Diego López ya tuvo una propuesta desde la Premier League, pero parece apostar por permanecer en el Espanyol a la espera de que se resuelva la actual situación con el convencimiento de poder encontrar otro destino si el futuro así lo requiere.