Entre lágrimas, el pasado verano Sergio García se despedía de un Espanyol en el que era el capitán y donde había dejado una profunda huella. A sus 32 años, este goleador milita ahora en el Al Rayyan de Catar, y desde allí ha hablado para el diario Sport sobre su adaptación a esta nueva aventura y ha reconocido que echa de menos la conjunto perico.

«Estoy bien adaptado a Catar y a su liga. Mi familia también está bien aquí, pero está claro que me gustaría volver algún día al Espanyol. Si puede ser como futbolista y, sino, cuando me retire. Quiero seguir vinculado al fútbol y el Espanyol ha sido mi casa», afirmó el delantero.