La situación del Espanyol puede tener ya señaladas a las primeras víctimas que cobrarse el próximo mes de enero. Según Sport, el conjunto de Cornellá-El Prat trabaja en la salida de Pape Diop y Hernán Pérez. Ambos jugadores son de los menos utilizados por Quique Sánchez Flores y su marcha quitaría peso a una plantilla que será reforzada en verano y donde interesa recaudar la mayor liquidez posible, algo para lo que el pellizco que pudieran dejar sería de gran ayuda.

Además, la continuidad de Aarón Matrín sigue en duda y, si llega una oferta entre los 20-30 M€, el lateral podría hacer las maletas y dejar un dinero que la entidad no dudaría en disponer de él para reforzar más de una demarcación del plantel perico.