Con la lógica alegría que provoca el haber alcanzado las semifinales de la Europa League, el técnico del Celta de Vigo, Eduardo Berizzo, compareció ante los medios y analizó lo ocurrido en un choque que, pese al 1-1 final, permite a los suyos soñar con el segundo máximo trofeo continental.

«Estamos muy felices por los jugadores, por el equipo, por el logro. Es mérito de ellos. Han jugado un partido entendiendo que era una final, pensando en ser protagonistas y en la portería rival. El partido se tuerce con un fallo en la salida de balón, pero el equipo volvió a jugar como se debe (...) Cada partido que pasa nos hacemos más fuertes, descubrimos de lo que somos capaces y eso me descubre nuevas posibilidades. Hemos creído juntos que podemos vencer a cualquiera», indicó.

Como cabía esperar, aunque fue cuestionado al respecto, el argentino no quiso pronunciarse sobre qué ocurrirá con su futuro cuando acabe la temporada. «Ahora habrá que esperar una nueva eliminatoria para saber mi futuro», aseveró.