Aunque no quedaban ánimos para analizar una nueva entrega de este serial de terror que viene firmando el Athletic Club a lo largo del curso, lo cierto es que tras condenar enérgicamente lo ocurrido en los aledaños de San Mamés y mandar las pertinentes condolencias a los familiares del ertzaina fallecido, José Ángel Ziganda volvió a ponerse una venda en los ojos y no quiso reconocer que, ante el Spartak, los suyos firmaron otro pésimo partido y pasaron a octavos de final con más pena que gloria.

«Sabíamos que teníamos un gran rival enfrente, han pasado todos los equipos rusos y sabíamos el poderío del Spartak. El partido ha estado medianamente controlado, pero hasta el 1-2 ha estado controlado. Con el 1-1 ellos no se acercaban, no creaban ocasiones pero luego estás a un gol de la prórroga. Sin querer empiezas a pensar en cosas raras de otros partidos de copa, pero nos hemos aprovechado del partido de la ida», aseveró.