Pese a que la afición mostró su descontento por el, una vez más, decepcionante juego de su equipo, el técnico del Athletic Club, José Ángel Ziganda, restó importancia a los pitos recibidos al término del primer tiempo ante el Hertha Berlín. «Lo que piensas es cómo solucionar y dar dinamismo al equipo, que es lo que nos faltaba. También en que hay que disfrutar el partido y pelearlo porque a la Europa League cuesta mucho llegar», aseguró.

Es más, el preparador optó por centrar su discurso en los valores mostrados por los suyos para lograr la remontada. «Lo hemos sacado adelante con nuestro ADN. Ha sido un día complicado porque sabíamos que para seguir había que ganar. Desde que agotamos el comodín contra el Zorya teníamos claro que se iba a decidir todo en el último partido. Nos falta un punto e iremos a por él a Ucrania (...) En una situación crítica el equipo ha sabido responder y hacer los deberes. Aquí nunca nadie te deja tirado. Hemos sido capaces de empujar y no permitir que el Hertha saliera hacia delante en la segunda mitad», explicó.

Finalmente, el Cuco quiso destacar la labor de tres de sus futbolistas, el meta Iago Herrerín, el centrocampista Markel Susaeta y el delantero Aritz Aduriz. «Estoy muy contento con Iago, y por eso está jugando. De Aduriz sigo diciendo que juega demasiado, pero es básico en estas situaciones y en partidos que son casi finales. Susaeta está muy bien todo el año y encima es capaz de salir de recambio y darte chispa», indicó.