John Stones fue protagonista de uno de los frustrados fichajes por parte del Chelsea. El equipo de Jose Mourinho llegó a poner sobre la mesa 50 M€ pero el Everton siempre se mantuvo firme en la idea de no dejar marchar al central, conocedor de que se trata de uno de los zagueros más prometedores del fútbol europeo.

El club que dirige Roberto Martínez va a luchar por retener al defensa de 21 años y por ello quiere que renueve su contrato. Por su parte, el internacional inglés está dispuesto a escuchar las ofertas de su equipo pero, de acuerdo con Daily Mail, impondrá en las negociaciones la inclusión de una cláusula de rescisión en el nuevo acuerdo. Cabe recordar que en la Premier League, a diferencia de otras muchas ligas, no es obligatoria la presencia de este tipo de cláusulas.