La estancia de Iker Casillas en Portugal no pinta que vaya a prolongarse más allá de la presente temporada. Una vez esta concluya, la mejor decisión entre Oporto y el propio jugador parece ser separar unos caminos que llevan chocados los últimos meses a pesar de la última titularidad de la que dispuso el pasado fin de semana.

Según Calciomercato, el español tendría abierta las puertas de la Serie A, donde varios conjuntos estarían tanteando la posibilidad de acoger al guardameta de 36 años cuyo contrato expira el próximo 30 de junio, siendo libre para comprometerse con aquel club que sea de su elección.