Uno de los señalados por la primera derrota del FC Barcelona en Liga era Yerry Mina, central de 23 años que disputaba su sexto partido desde que el cuadro culé lo fichara en enero. Y las sensaciones no pudieron ser peores, pues por primera vez en 15 años el conjunto azulgrana encajaba 5 goles en un encuentro.

El colombiano quedó retratado por varios errores que demostraron su falta de rigor táctico y su poca adaptación a la escuadra de Ernesto Valverde. Según Mundo Deportivo, el futbolista está tocado anímicamente y esta mala actuación podría pasarle factura de cara al futuro.