Marc-André Ter Stegen llegaba al FC Barcelona en el verano de 2014 como la gran apuesta de Andoni Zubizarreta para olvidar a Víctor Valdés. Lo hizo compartiendo puesto con Claudio Bravo durante dos temporadas, jugando siempre el alemán la Liga de Campeones y la Copa del Rey, sumando dos entorchados coperos y una Champions.

La temporada pasada se hizo con la titularidad en Liga y esto provocó la marcha del chileno hacia el Manchester City. Ahora en Getafe acaba de cumplir los 100 partidos oficiales con la casaca culé. Por ahora ha logrado su propósito, que era asentarse en la portería y cubrir bien la salida del que por números es el mejor portero de la historia del club.

Ahora el reto de Ter Stegen será seguir sumando títulos e intentar alcanzar a de L’Hospitalet. Tiene solamente 25 años y por tanto cuenta con futuro y recorrido por delante para seguir creciendo.