El joven jugador del FC Barcelona, Riqui Puig (20 años), ha considerado buena opción quedarse en el Barcelona B para demostrar que pude competir o disfrutar de minutos con el primer equipo sin necesidad de salir de la que es su casa. La decisión la tomó tras conocer las intenciones del club de cederlo durante dos temporadas para que acumulara experiencia.

Según Mundo Deportivo, se buscaba un préstamo a equipos tanto nacionales como extranjeros. Tras declinar una salida, Riqui Puig sigue mostrando sus capacidades en Segunda División B, con lo que la propia competición conlleva. La dureza de algunos jugadores de la competición, fue lo que hizo reflexionar al conjunto culé sobre su salida. La entrada más reciente que ha sufrido ha sido ante el Orihuela. Hasta tres jugadores entraron con todo. El jugador casi acaba en camilla.