Una de las novedades de la temporada en Can Barça fue el retorno de Víctor Valdés para dirigir al Juvenil A en este curso. Una vuelta celebrada en todos los estamentos del club al haber regresado un símbolo de La Masía y el mejor portero en la historia de la entidad catalana.

Aunque las cosas no van como se esperaba. Su expulsión hace unos días, la derrota del equipo en la UEFA Youth League, su ausencia en la cena de entrenadores de la cantera y sus discrepancias aireadas con el departamento de Comunicación preocupan al club, según Mundo Deportivo.