Durante una entrevista concedida a Catalunya Radio, el que fuera técnico del FC Barcelona, el asturiano Luis Enrique, ha reconocido que tuvo sus más y sus menos con el argentino Leo Messi tras la famosa derrota ante la Real Sociedad en Anoeta (enero de 2015), pero que con el tiempo todo quedo solucionado. «Hasta que se solucionó todo hubo un tiempo de tensión, que yo no busqué, sin ninguna duda, pero que apareció y que tuve que gestionar, pero a día de hoy sólo puedo hablar maravillas de Leo Messi», aseveró.

Asimismo, el técnico recordó cómo se produjo su salida del cuadro catalán después de tres temporadas llevando las riendas del primer equipo. «Al principio de la tercera temporada yo ya comuniqué al club que buscara sustituto. De manera egoísta yo ya no tenía más energía para dar. Para mí hubiera sido muy fácil renovar, pero chupado, un contrato bestial, en mi casa, con los mejores jugadores... mejor imposible. Pero si soy honesto creo que el jugador necesita que venga otro a contarle la historia de otra manera. Yo creo que llega un momento que el mensaje, si hay mensaje, se agota, y debe haber mensaje», añadió.