Luis Enrique ha comparecido hoy en sala de prensa antes de que el FC Barcelona reciba mañana al Eibar en Liga, en su último partido en el banquillo del Camp Nou. El entrenador azulgrana se despedirá en Liga de su estadio y obviamente estará pendiente de lo que suceda en Málaga por si su equipo tiene opciones de poder conquistar el campeonato.

«Me centro en los tres puntos, si conseguimos que se dé la carambola pues fantástico y si no a felicitar al rival. El objetivo para mañana es ganar a través de un buen fútbol y que la gente se lo pase bien. ¿Porcentaje de opciones? Las matemáticas las dejé hace mucho. No dependemos de nosotros pero nuestro objetivo es luchar hasta el final. Ya sabéis mi manera de opinar sobre estos temas. Al 100% me fío de la profesionalidad de todos los entrenadores y jugadores hasta que no se demuestre lo contrario. No me da igual lo que haga el Madrid, cómo me va a dar igual coño, está bien ser radical pero no tanto, pero como no depende de nosotros no tiene sentido estar todo el rato pendiente. Ya habrá tiempo al acabar el partido», afirmó el asturiano.

Por otro lado ha hablado de su despedida como entrenador: «Preparado para un partido clave para el título. Lo que depende de nosotros es ganar el partido. Sí será una noche especial, sabía que iba a ser corto, independientemente de los años siempre te parece corto porque todo suceede con mucha pasión y sabía que me iba a parecer corto. La histroia del Barça está llena de sucesos de este tipo, de jugadores y entrenadores que van pasando. Muy agradecido al club por lo que me ha dado y no le daré especial importancia porque la siguiente temporada estaré muchos partidos en el Camp Nou como socio, esa es mi idea. No me voy para nada, reitero lo afortunado que soy porque el Barcelona me eligiera».