Seis partidos después, Paco Alcácer sigue sin ver portería. Fichado para convertirse en el principal recambio del tridente ofensivo del FC Barcelona, el delantero valenciano aún no ha logrado estrenar su casillero como jugador azulgrana. Aunque las criticas comienzan a apretar, el jugador mantiene la calma.

«No estoy preocupado ni tengo ansiedad, en un equipo como el Barcelona y con los compañeros que me rodean las ocasiones van a llegar casi sin querer. Cuando menos los espere llegará el gol, las rachas del delantero son así. Siendo sinceros me gustaría marcar cuanto antes, un delantero vive del gol. Quiero ayudar en lo que se pueda y marcar goles. Aunque juguemos bien, creemos espacios y ayudemos, si no marcamos gol los delanteros no nos vamos con la misma alegría del campo. Si puedo marcar en el próximo, mejor que en otro más adelante», explicó durante su última comparecencia pública.