En la reunión preparatoria de la Asamblea de mañana con los socios compromisarios, Florentino Pérez no solamente explicó la marcha de Cristiano Ronaldo. El presidente del Real Madrid fue cuestionado a fondo por la reforma que pretende llevar a cabo en el Santiago Bernabéu, ya que se pedirá permiso a los socios para que la entidad se endeude hasta los 575 M€ en su reforma.

«Hoy la financiación es más barata, se dan las condiciones para financiar la obra. Nos costaría al año entre un 3 y un 3,5 por ciento de los ingresos de la pasada temporada. El patrimonio neto es de 500 millones pero el club vale 4.000 M€. Han venido a ver si vendíamos y ofrecían más de 4.000. Tras la obra, ofrecerán 8.000 M€», afirmó el presidente.

Además defendió y explicó cuál es la explotación que quiere dar al estadio: «Con ese dinero pagaremos el crédito, el baloncesto, la Ciudad Deportiva, los fichajes.... Todo. Se sacará ese dinero alquilando espacios edificables. Habrá 23.000 metros cuadrados para ello, en el mejor barrio comercial de Madrid. Algunos nos dicen que por qué no nos vamos a Valdebebas, pero el negocio está aquí. No va a ser un centro comercial, será un estadio pensado para socios y familias».