Salvo sorpresa mayúscula, la directiva del Girona anunciará la próxima semana la destitución de Eusebio Sacristán, técnico que no ha logrado evitar el descenso de cuadro catalán. Durante la rueda de prensa previa al que puede ser su último partido en el banquillo, el preparador vallisoletano ha sido cuestionado al respecto y ha dejado entrever que ya ha comenzado a asumir su destino.

«Puede ser. Acabará la temporada, no hemos logrado el objetivo y todas las posibilidades están abiertas a partir de mañana. Ahora lo que quiero es cerrar la temporada, centrándome al 100% en el partido de mañana para quedarme con la sensación de que he dado todo hasta el final, hasta el último segundo. Después nos juntaremos con la dirección deportiva y se tomarán decisiones de cara al futuro», reconoció.