Pablo Machín ha cumplido su misión. El técnico fue reclutado el pasado mes de marzo para sacar al equipo de la última posición de la Liga Adelante y su trabajo ha dado unos excelentes frutos, ya que el Girona ha salvado la categoría y ha terminado el curso en el puesto 16.

Como cabía esperar, este éxito ha provocado que las partes alcancen un acuerdo para ampliar su vinculación. Por tanto, si los resultados lo permiten, el preparador español permanecerá en el banquillo de Montilivi hasta junio de 2016.