Alex Granell vive un momento dulce con el Girona, pero mientras disfruta en lo personal y sobre el césped, su situación contractual sigue lejos de resolverse con el cuadro albirrojo. El jugador, tras la victoria frente al Espanyol, admitía en declaraciones recogidas por L’Esportiu que «las posiciones aún están alejadas y Navidad ya está muy cerca. Mi prioridad siempre será el Girona y, evidentemente, no quiero dejar escapar la oportunidad de continuar jugando en primera división después de lo que me ha costado llegar».

A pesar de que en su contrato se estipularía una renovación automática siempre que el club mantenga la categoría, este condicionante no sería una reacción que aseguraría la continuidad del centrocampista, que espera un esfuerzo mayor por parte del conjunto catalán.