Cada vez que comparece ante algún medio, el delantero galo Antoine Griezmann suele ser preguntado por los motivos que le llevaron a rechazar la posibilidad de jugar en el FC Barcelona. Durante su última conversación con Canal + Francia, el tema volvió a estar sobre la mesa y el futbolista no tuvo problemas en desgranar, una vez más, las causas que provocaron su permanencia en el Atlético de Madrid.

«¿Difícil rechazar al Barça? Muy difícil. Tienes al Barça que te quiere, que te llama, que te hace llegar mensajes, ya sea a través de los jugadores o con mi familia. Y después está el club en el que te sientes a gusto, eres un jugador importante en torno al que construyen un proyecto. Hacen todo lo posible para que me quede. ¿Qué hizo que se inclinara la balanza? El ver a mis compañeros y especialmente al entrenador después de un partido en el que me silbaron; él (Simeone) vino a casa por sorpresa para calmarme, hablarme y demostrarme que tenía su confianza», explicó.

Igualmente, el punta reconoció que la presencia de un jugador tan acaparador como Leo Messi en el conjunto azulgrana también tuvo su peso en la decisión final. «Sí, puede ser, inconscientemente eso influyó. Pero como me gusta decir, mis compañeros de equipo y la gente del club hicieron todo para que me quedara. Fueron a mi casa, me subieron el salario, hicieron un proyecto deportivo interesante... Hicieron todo para mostrarme que era mi casa», aseveró.