El centrocampista del Liverpool no compareció sobre el terreno de juego frente al Manchester City en el duelo de UEFA Champions League. Tampoco lo hizo en Premier, cuando los reds se enfrentaron al Crystal Palace el pasado fin de semana. La preocupación se cierne sobre el estado de Emre Can cuya lesión, según señala Mirror, podría ser más grave de lo que parecía en un primer momento.

El jugador, baja confirmada para el duelo frente al Everton, podría alargar su estancia en la enfermería hasta final de temporada, habiéndose vestido en última ocasión la camiseta del club de Anfield a mediados de marzo, frente al Watford, y quizá no tenga otra oportunidad para volver a hacerlo. Su situación contractual, con vinculación con el Liverpool hasta final de temporada y sin acercamiento a una renovación, deja entrever que cambiará de club a partir del 30 de junio, por lo que esto podría representar una despedida anticipada.