Entre las condiciones que el FC Barcelona ha impuesto a Neymar para poder regresar al Camp Nou figura la de retirar la demanda relativa al impago de una buena parte de la prima por renovación que no acabo de percibir tras su precipitada marcha al París Saint-Germain.

Pues bien, el brasileño podría verse obligado a seguir adelante con el proceso judicial ya que, según cuenta El Mundo, la Hacienda española ya le ha dejado claro que esos 26 M€ que, supuestamente, le adeuda el Barça serán inmediatamente confiscados para así ir saldando la deuda de 35 M€ que mantiene con este organismo.