El Celta de Vigo ha vivido una semana complicada en LaLiga Santander. Pese a salvar un punto sobre la bocina en Balaídos contra el RCD Espanyol, merced a un testarazo inapelable de Santi Mina, el conjunto gallego ha caído en Ipurua frente a la SD Eibar. Los pupilos de José Luis Mendilibar acumulan 2 triunfos consecutivos, todo ello después de doblegar en el campeonato doméstico de nuestro país a Sevilla FC y Celta.

«Ha sido una derrota dura. Habíamos trabajado muy bien el partido. En el primer tiempo, aguantamos bien las disputas y los duelos, pero en el segundo tiempo, hemos encajado el gol y se ha complicado. Nos falta maldad en el área contraria. Sabíamos que sería un partido de pocas ocasiones, que había que aprovechar. Tenemos un gran equipo, pero hay que tener los pies en el suelo. Esto es Primera y nos viene bien una cura de humildad», ha indicado Hugo Mallo, capitán del Celta, tras el compromiso con el Eibar en territorio vasco ante los micrófonos de Movistar.