Con su peculiar estilo, el controvertido agente Mino Raiola ha explicado que uno de sus principales clientes, el sueco Zlatan Ibrahimovic, aún seguirá compitiendo al máximo nivel durante un importante periodo de tiempo. «Todavía le quedan cinco o seis años por jugar. Como mínimo. No le dejaré parar, ahora tiene que trabajar para mí. He trabajado durante años para él, ahora es mi turno. Mis hijos han crecido y necesito dinero. Estamos de acuerdo en que durante los próximos cinco años trabajará sólo para mí», espetó.

Tal vez por eso, durante su conversación con el diario Expressen, el representante quiso dejar claro que el futbolista del Manchester United logrará recuperarse sin problemas de la grave lesión de rodilla que le mantiene en el dique seco desde hace varios meses. «No es una persona que se queje. Aceptó la lesión y trabaja para volver más fuerte y más completo. Cuando se lesionó estaba triste por él, pero es un gran tipo. Dijo que no tenía nada, ni si quiera dolor y el médico que le operó admitió que nunca había visto una rodilla tan fuerte y limpia después de una carrera como la de Zlatan», aseveró.