Nicolò Barella está demostrando ser uno de los pilares en la medular del Inter de Milán. Antonio Conte se ha decantado por el talento joven en el centro del campo de su proyecto, donde Stefano Sensi, vinculado con el FC Barcelona, también está haciendo gala de sus múltiples aptitudes con el cuero en sus botas. El ex del Cagliari permaneció en la agenda del Atlético de Madrid durante el pasado periodo estival de traspasos, siendo una de las prioridades de Andrea Berta, director deportivo de los colchoneros.

Es cierto que no resulta nada novedoso que el conjunto liderado por Diego Pablo Simeone tanteó al entorno de Barella, de 22 años. Aun así, Marcello Carli, director deportivo del Cagliari, ha dejado unas interesantes declaraciones en Il Corriere dello Sport: «Giulini (presidente del Cagliari) mantuvo una posición firme por Barella. No quería traspasarlo, a no ser que fuera bajo sus condiciones. Lo iba alargando, ganaba tiempo y un día le convocó el Atlético en Madrid. Berta, con órdenes de sus propietarios, estaba dispuesto a echar el resto por Barella, pero Giulini me dijo que estuviera tranquilo, que aunque ofrecieran la luna, íbamos a aguantar».

Asimismo, ha destacado en el citado medio que Nápoles y Chelsea también pujaron fuerte para incorporar a sus filas al centrocampista: «En enero, el Nápoles superaba todas las expectativas por él, lo quería y el Atlético, también, pero Giulini dijo que no. Incluso el Chelsea, a pesar de la sanción, quería hacerse con él. Fue entonces cuando comprendimos que no podríamos alargarlo mucho más, que no podríamos retenerlo, pero bajo las condiciones de Giulini, sin descuentos». Finalmente, el Inter ganó la partida a sus adversarios, aunque tendrá que depositar alrededor de 45 M€ por dicho movimiento: préstamo, opción de compra obligatoria e incentivos.