Protagonista de una buena temporada y actual subcampeón del Mundo después de su brillante rendimiento con la selección de Croacia, el centrocampista balcánico de 25 años se ha convertido en pieza clave en las filas del Inter de Milán. Titular en 6 partidos de Serie A (1 gol), el jugador ya disputó un total de 31 choques (21 partidos) en la competición doméstica el curso pasado.

Según destaca el diario Leggo, la importancia del futbolista en el equipo ha provocado que desde el cuadro lombardo ya se hayan puesto manos a la obra con la intención de ampliar y mejorar el contrato que actualmente les une. De este modo, el nuevo contrato del futbolista se extendería hasta 2022 y tendría una ficha de 3 M€.