Mauro Icardi sigue sin jugar con un Inter de Milán que necesita más que nunca sus goles en el tramo más decisivo de la temporada. Y si en las últimas horas se ha hablado de acercamiento entre el jugador y el club, parece que el delantero tiene sus exigencias para volver a jugar.

Il Corriere dello Sport afirma este sábado que el jugador desea una aclaración pública de la entidad lombarda de los motivos por los que le fue retirado el brazalete. También quiere que el club emita un comunicado limpiando su imagen. Aunque el otro punto de fricción sigue siendo su relación con el vestuario y en especial con el clan eslavo.