La esposa y representante de Mauro Icardi, Wanda Nara, ha querido en las últimas horas rebajar la tensión en torno al delantero del Inter de Milán. Y es que en una intervención en el programa Tiki Taka, la argentina ha afirmado en las últimas horas que el delantero de 26 años no quiere cambiar de aires.

«Vimos el último partido desde casa para evitar cualquier tipo de controversia en una semana complicada. Queríamos evitar cualquier tipo de problema. Fue una decisión acordada con el club, de hecho hablo más con Marotta que con Mauro. Siempre trabajo por el bien de Mauro: él quiere quedarse en el Inter y trabajo para que haya paz entre las partes», afirmó la agente.