Se ha confirmado hoy uno de los fichajes seguramente más sorprendentes de las últimas semanas, y no por el jugador o el equipo protagonista. Aunque el futbolista sí es conocido, ya que se trata de Jakub Blaszczykowski, internacional polaco de 33 años, ex del Borussia de Dortmund, que vuelve a casa.

Acaba de fichar por el Wisla de Cracovia, donde este jugador cobrará un salario simbólico de 116 € mensuales que serán destinados a entradas de fútbol para niños huérfanos. Siempre solidarizado con las causas de los menores tras su trágica historia familiar, el jugador ha querido tener este gesto que sin duda le honra ya en la recta final de su carrera.