Aquejado de algunos problemas físicos, Jan Oblak ha decidido no participar en los siguientes partidos de Eslovenia durante medio año. El portero del Atlético de Madrid ha llegado a un acuerdo con su federación que le exime de los próximos envites.

De este modo Oblak no participará en los partidos de la Liga de Naciones contra Noruega, Chipre y Bulgaria. Su adiós durante los próximos seis meses es un golpe difícil para Eslovenia, sobre todo porque la selección no podrá confiar tampoco en un Samir Handanovic (Inter de Milán) que se retiró internacionalmente a finales de 2015.