Es evidente que Jesús Vallejo tiene un papel secundario en el Real Madrid, como tantos otros jugadores que buscan hacerse un hueco en uno de los mejores clubes del planeta. Pese a ello, es uno de los auténticos estandartes del combinado nacional Sub-21, afrontando con España como capitán la Eurocopa de Italia y San Marino.

«Cada jugador sale al campo a hacerlo lo mejor posible y más que demostrar, quiere aportar al máximo y dar lo mejor de uno mismo. Es lo más importante, independientemente de si toca jugar noventa minutos, cinco o en un partido no juegas y te toca entrenar para estar preparado para el próximo», señala Vallejo, de 22 años de edad, antes del debut de los nuestros ante Italia. «Tengo mucho aprendizaje, soy mejor jugador por el hecho de haber entrenado en el Real Madrid con los mejores. Debemos demostrar que hemos progresado. Estamos para hacerlo lo mejor posible y que el míster decida», ha concluido el ex del Real Zaragoza.