Jony tiene ante sí la posibilidad de decidir cuál será su futuro. Actualmente se encuentra cedido en el Sporting de Gijón y la oportunidad de seguir en el equipo asturiano gana enteros si estos logran el ascenso de categoría. Esta situación se da por el acuerdo contractual que tiene el futbolista con el Málaga, su club en propiedad.

Según señala El Comercio, el centrocampista estableció en su contrato una cláusula en el que el club boquerón se comprometía a cederle a un equipo de Primera División si estos perdían la categoría, lo que directamente supondría un regreso efímero a la ciudad andaluza solo para volver a salir en el mercado estival. Si bien el Málaga ya decidió sacarle en invierno por no contar con él como miembro en activo de la plantilla, la situación, que podría replantearse por parte de los malagueños para la siguiente temporada, puede estar en manos Jony, quien tendrá la última palabra para acogerse a esta cláusula o no.