Corría la época de Luis Enrique al frente del banquillo del FC Barcelona, y mientras esta transcurría, la dirección del conjunto azulgrana se debatía entre las distintas propuestas para su presidencia, siendo una de ellas la de Joan Laporta, quien trataba de retomar el puesto al frente del club.

Las elecciones dictaron sentencia, Laporta no recuperó el cargo y sus ideas tampoco, situándose entre ellas la oportunidad de que Jorge Jesús hubiera sido entrenador culé algo que, según informa Mundo Deportivo, él habría estado dispuesto a aceptar.