El Celta anunció el pasado sábado la marcha de Juan Carlos Unzué como primer entrenador, en una decisión fundamentada en la lejanía del objetivo principal para los celestes, que no era otro que establecerse nuevamente en puestos de Europa League. Ante el descontento que la trayectoria del equipo supuso, la directiva tomó la decisión de prescindir de sus servicios tras el último encuentro disputado en Balaídos y estableciendo una rueda de prensar de despedida para la mañana de hoy.

El técnico ha podido despedirse de la afición con sus palabras, unas que han reflejado la tristeza de no poder continuar su proyecto en Vigo. «Me habría gustado continuar», dijo Unzué, a lo que añadió que «entiendo que para ellos no hemos estado a la altura de lo que esperaban». Este comentó también que «sabía que venía a un gran club y que iba a ser un año difícil [...] Teníamos plantilla para pelear por Europa y hemos estado ahí. Es cierto que cuando tuvimos las oportunidades de engancharnos no fuimos capaces de encontrar los resultados positivos». Ahora, el Celta afronta la decisión de escoger a un nuevo técnico para la 18/19.