Jupp Heynckes ha devuelto, al menos por ahora, la tranquilidad al Bayern Múnich tras el cese de Carlo Ancelotti. El alemán es un entrenador del agrado de los pesos pesados de la plantilla, pero ya ha advertido en rueda de prensa que no estará más allá de su contrato que acaba en junio.

«Cuando yo digo que asumo el cargo de forma interina, es así. Mi tiempo cómo técnico del Bayern se limita hasta verano de 2018 y eso no cambiará», afirmó el preparador. Por tanto el combinado del Allianz Arena pronto tendrá que encontrarle relevo.