«Es posible que termine mi carrera más pronto de lo que lo suelen hacer los entrenadores. Es demasiado intenso y no quiero morir en un banquillo. Después de mi paso por el Liverpool haré seguro un año de vacaciones porque así lo he acordado con mi familia», así lo ha declarado el propio Jürgen Klopp a través de los micrófonos de Sky, admitiendo de esta manera que su carrera no se extenderá durante un gran periodo de tiempo.

Además, fue más concreto al realizar la comparativa con su compatriota y compañero de profesión Jupp Heynckes: «Yo no trabajaré como entrenador a la edad de Heynckes, por ejemplo. Admiro lo que está haciendo, pero no quiero eso para mí». Eso sí, a sus 50 años, aún tenemos Klopp para rato.