«Benzema no es un ejemplo de moralidad». Hace un par de días salieron a la luz estas declaraciones de François Hollande, presidente de Francia, en las que atacaba con dureza a uno de los grandes jugadores de su país, el delantero Karim Benzema.

Anoche, tras el partido de Champions League frente al Legia Varsovia, el futbolista del Real Madrid tuvo la oportunidad de defenderse de las críticas y apostó por una respuesta sosegada en la que dejó patente que no se siente muy afectado por las críticas del mandatario. «¿Qué queréis que os diga? Si no soy un ejemplo, a lo mejor hay otros que lo son. Yo estoy aquí, juego al fútbol, doy alegría a la gente y he sido bien educado por mis padres», aseveró.